viernes, septiembre 09, 2011

Lecturas veraniegas

El verano ya es historia, y también mi quincena vacacional, lamentablemente. Durante las vacaciones suelo dedicar bastante tiempo a la lectura, una de mis aficiones preferidas, y tengo que decir que este año he acertado plenamente con mis elecciones:

En primer lugar, me pertreché con las tres novelas ,que podríamos catalogar de suspense, de la saga Millenium de Stieg Larsson: Los hombres que no amaban a las mujeres, La chica que soñaba con un bidón de gasolina y una cerilla, y La reina en el palacio de las corrientes de aire.

Me encantaron; fue una inmersión absoluta en la historia. Bien contadas, con unos tempos excelentes, personajes bien perfilados, y tramas muy trabajadas, su lectura me ocupo varios días hasta altas horas de la madrugada, pues no veía el momento de coger el punto de lectura y posponer la misma. Disfruté de lo lindo con Lisbeth Salander y Mikael Blomkvist.

A continuación cambié radicalmente, escogiendo Némesis, de Philip Roth. Otra magnífica novela, que se lee del tirón por su magnífico estilo y excelente argumento.

Y, entretanto, estoy acabando ya el Libro de las experiencias, de Usama ibn Munqid, un interesante libro, entre biográfico e histórico, de las vivencias de este individuo, consejero, entre otros, de Saladino, allá por el siglo XII. Te ayuda a entender la situación de Oriente Medio en la época de las Cruzadas, y es muy ameno.